estrategia publicitaria

Hacer publicidad no es como tomarse un paracetamol para el dolor de cabeza

Publicado en por masquecomunicacion en Branding, Emprendedores, Mas que Comunicación, Pymes Deja un comentario

Cuando a uno le duele la cabeza, se toma un paracetamol y el dolor desaparece.

hacer publicidad no es como tomarse un paracetamol para el dolor de cabeza

(imagen de www.sietepecadosdigitales.wordpress.com)

 

Lo primero que hay que entender cuando uno se plantea hacer una estrategia de comunicación es precisamente eso, que es una estrategia, no una acción aislada. Y para hacer una buena estrategia necesitamos datos, necesitamos tiempo y necesitamos INVERSIÓN. La publicidad nunca es un gasto, cosa que piensan muchos anunciantes porque esta doctrina no reporta beneficios a corto plazo, y al ver que las ventas no aumentan en el primer mes se desesperar, hacen cuentas y deciden que es un “gasto demasiado alto”. Por eso, una buena estrategia publicitaria (suma de tiempo, información y dinero) siempre será una inversión a largo plazo, porque nos hará aumentar mucho nuestras ventas, conseguiremos la confianza de nuestros clientes y será en ese momento cuando nuestro dinero destinado a la comunicación pueda reducirse, porque serán esos clientes los que hagan de prescriptores de nuestra marca.

Hoy queremos contaros los ingredientes que debe tener una buena estrategia publicitaria:

Lo primero de todo es: información, el cliente debe informarnos de todo lo necesario para que la cosa arranque bien. El secretismo que muchos anunciantes tienen, el pavor que parece que les da (algunas veces) a contarnos problemas, cifras o datos sobre su empresa es algo inexplicable. ¿Cómo vamos a empezar bien si no confiáis en la agencia/empresa que va a ayudaros a mejorar?

Lo segundo es la labor documental, eso esta en nuestras manos, debemos hacer un buen estudio de mercado, un buen análisis de nuestra competencia… digamos que debemos marcar unas bases, para construir unos cimientos en los que se apoye nuestra estrategia publicitaria.

Después debemos marcar la estrategia, ahí esta el kit de la cuestión. Este es un trabajo conjunto entre la empresa anunciante y la agencia de publicidad. Debemos definir objetivos, marcar metas, planificar un timming y concretar un presupuesto. Queremos resaltar aquí la importancia que tiene definir bien nuestros objetivos, puesto que de ello dependerá toda nuestra estrategia. Los objetivos deben ser concretos y escasos, no podemos marcarnos 10 objetivos y querer conseguirlos con una sola estrategia; lo ideal es marcar un objetivo (a lo sumo 2 o 3) y centrar todas nuestras fuerzas en conseguirlo; una vez logrado el objetivo, podemos plantear otro y definir bien otra estrategia nueva para ese objetivo… Aquí se ciñe muy bien el refrán “el que mucho abarca, poco aprieta”.

Ahora llega la puesta en marcha de la campaña; debemos pasar a la acción y llevar a cabo la estrategia que hemos marcados, cumpliendo con los tiempos y confiando en un buen trabajo previamente bien definido… este es el momento de sembrar, para más tarde poder recoger.

Por último, tenemos que evaluar, esto es imprescindible y es algo que pocos clientes hacen. Uno debe evaluar y medir los resultados, en base a los objetivos y a las metas marcadas podremos verificar si hemos hecho verdaderamente un buen trabajo o debemos mejorar… porque “No es más listo el que nunca se equivoca, sino el que aprende de sus errores”.

Con este breve resumen esperamos haber aclarado un poco más en que consiste esto de “la publicidad”. Recordar siempre que esta doctrina no es una medicina milagrosa, no son los 100 metros lisos…; esto es una carrera de fondo, para lo que hay que entrenar mucho y muy duro… 😉

Si te ha gustado este post, suscríbete por correo electrónico o vía RSS y recibirás todo lo que escribamos en MasQueComunicacion.com, ¿nos ayudas a compartirlo? 😉

Etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , ,