¿Necesitas ayuda?

Sin Rastro… cuando tu blog desaparece

8:00 de la mañana, enciendes el ordenador para colgar un nuevo post en tu blog (que te costó Dios y ayuda montar) te acomodas en la silla con una taza de café, miras al monitor mientras se carga tu web y… de repente y sin saber cómo aparece la pantalla en blanco y una frase en times new romans negro…. parpadeas de nuevo y te aguantas las ganas de gritar cuando lees con horror: Se ha producido un error en la página…..


Ayyy Dios!!! Que el blog no está!!!! Vuelves a teclear la dirección, por si te habías equivocado en alguna letra (ilus@…). Después de unos instantes que parecen horas, aparece el mismo mensaje: la página no está disponible. ¿Cómo que no está diponible?, ayer lo estaba, no has tocado nada desde entonces y ahora no está… y ¿dónde se ha ido?, ¿se ha desintegrado?, ¿la han abducido? Y el pánico se apodera de ti.

Tranquil@, esto es más habitual de lo que parece, hay varios motivos para que una web no esté disponible momentáneamente y no implica necesariamente que el blog haya desaparecido, así que ahí van unas pautas para que si te vuelve a pasar no entres en estado de shock (por lo menos al principio).

Primero debes ser muy muy sincer@ contigomism@, ¿estás completamente segur@ de que la última vez no hiciste nada fuera de lo habitual? ¿Instalaste algo de dudosa fuente o sin seguir las instrucciones al pie de la letra? ¿seleccionaste esa opción que no sabes para qué es, pero que siempre has querido probar? ¿el inglés te ha jugado una mala pasada en el panel de control?, piensa… que muchas veces la culpa es de nuestras manazas manos inexpertas, si, hay que reconocerlo.

Vale, no tienes ni idea de lo que puede ser, entonces hay que empezar con las pruebas para ir descartando males (como House). Así que asegúrate de que no es un fallo del navegador y prueba con otro, ya que a veces instalamos aplicaciones que generan incompatibilidades con algunos navegadores. Hay varios así que puedes elegir: Explorer, Google chrome, Firefox, Opera…

Por otro lado debes comprobar si tu proveedor de hosting tenía previsto hacer mantenimiento ese día (suelen avisar con un email) y tu web puede estar desactivada temporalmente mientras duran dichas operaciones. Este supuesto también se aplica si utilizas una plataforma de publicación como wordpress o blogger. Así que intenta entrar en el panel de control de ambas, si alguna falla es que puede haber algún problema en el servicio. La solución es tan “simple” como contactar con su servicio de atención al cliente y que te informen de lo que está ocurriendo, si hay un problema o se trata de tareas de mantenimiento habituales y cuánto pueden tardar. Así que ya puedes respirar tranquilo, que en cuanto se solucione el blog volverá a estar en su sitio de la misma manera en la que se fue (y no es por arte de magia…)

Ahora viene el momento crítico… el que da más miedito, comprobar que la información está en el servidor. Si has oido bien es la prueba de fuego, hay asegurarse por todos los medios de que los datos están en el servidor, porque sino ya puedes empezar a rezar todo lo que sepas!!!. Lo más sencillo es utiliza tu cliente FTP habitual para conectarte al servidor y comprobar que todas las carpetas están en el directorio y que tienen la información. Otra forma es entrar en el Panel de Control del hosting, para verificar que el directorio contiene todos sus documentos y carpetas.

En el caso de que esté todo, ya puedes respirar, si el blog sigue inactivo es probable que el problema sea de la plataforma, alguna actualización que ha fallado, un plugin que ha generado incompatibilidades o tu otro yo (el manazas)… Trata de recordar lo último que hiciste en el blog e intenta deshacerlo, sino contacta con el servicio técnico que te ayudará a solucionarlo.

Y si después de mirar y remirar, compruebas que el directorio está vacío, ya puedes encomendarte a todos los santos que conozcas, porque ahora si que tienes un problema.

Lo primero de todo es rezar a Sta. Copia de Seguridad (esa gran olvidada) y de la que hablaremos próximamente, para que sea lo más reciente posible y que esté en perfectísimo estado. Tanto la plataforma del blog, como el hosting tendrán opciones para restaurarlas, sólo es cuestión de buscar.
Y si eres de l@s que se le pasó por la cabeza que había que hacer alguna copia de seguridad, pero no encontró el momento para hacerlo, entonces te ha tocado el Premio Gordo!!!: volver a crear el blog desde el principio. Tómatelo con humor y tranquilidad, porque ya no eres un novato, ahora si que sabes todo lo que tienes que hacer y estamos seguras de que desde ese momento la patrona de tu blog será “Sta. Copia de Seguridad”

Si te ha gustado este post y quieres estar actualizado y recibir todo lo que vayamos escribiendo suscríbete gratis aquí

Write a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.