!Pon una Emprendedora en tu vida!

Hoy queremos compartir con vosotros este artículo, !nos ha encantado! nos parece fresco, divertido y lo mejor es que “nos clava” jejeje

Lo encontramos navegando por la página de Ellas 2.0 y pertenece a Heather Payne (Responsable de Marketing y ventas de Pinpoint Social)

emprendedora community manager La Rioja

(Jordi Labanda)

Sal con una emprendedora. Sal con una chica que se gasta el dinero en iPads y aplicaciones web en vez de en excursiones al centro comercial. Una chica a la que no le importa escuchar que su idea no va a funcionar y que tiene una lista actualizada de cosas que quiere cambiar desde que era pequeña.

Busca a una emprendedora, sabrás que es ella porque siempre tiene su móvil en la mano. Es ésa que está echando un ojo a Techcrunch y a la web de Women 2.0 desde el teléfono, ésa que no puede parar de hablar cuando da con su idea. Si, tiene un nuevo proyecto que contarte cada semana y si, la mayoría terminan en la papelera de reciclaje, pero eso es lo que la convierte en alguien genial. ¿Ves a una tipa rara que no para de hacer garabatos y anotaciones en su cuaderno? Ésa es la emprendedora. Nunca puede resistirse a una nueva oportunidad, especialmente cuando se trata de una oportunidad arriesgada.

Ellas es esa chica que lleva vaqueros y una americana informal pero con estilo cuando se reúne con inversores. La verás delante de su portátil en cualquier cafetería. Su café se habrá quedado frío, porque ella estará pensando en mil cosas. Perdida en un mundo en el que todo es posible y en el que cada “no” te acerca más al “si”. Sientaté y charla con ella, pregúntale sobre su idea, producto o servicio. Déjale hablar sobre cómo se ajusta a su mercado y sobre inversores. Si te atreves a interrumpirla, te lanzará una mirada amenazadora. Prueba a darle un problema que solucionar, pero sólo si realmente quieres que lo solucione y que lo haga bien. Pídele consejo o ayuda, te lo dará encantada y se las arreglará para hacer parecer que era su idea desde el principio, es divertido ver como se las arregla para que así sea, ¿verdad?

Hazle saber lo que realmente piensas de [pon aquí cualquier historia sobre startups que esté en el candelero en ese momento] y pregúntale lo que opina ella. Comprende que si dice que entiende cálculo y enseña Python a #ladieslearningcode está diciendo la verdad, las mujeres no exageramos este tipo de cosas demasiado. No es que dé precisamente en el clavo con sus predicciones económicas, ¿pero quién lo hace hoy en día? Está obsesionada con generar ingresos y beneficios y hace un gran esfuerzo por ser ahorradora. Sabe que tiene que cuidar de sí misma. Ten cuidado, esto es contagioso, cuando te quieras dar cuenta estarás comparando precios en el súper.

Salir con una emprendedora es fácil, cómprale tarjetas regalo en Amazon para su cumpleaños y trata de entender que la probabilidad de que en vuestro aniversario esté haciendo una demo de su producto en Nueva York o reuniéndose con inversores en San Francisco es bastante elevada. Su equipo podría necesitarla el 14 de febrero, así que no te sorprendas si te propone celebrar San valentín un día después (el chocolate te costarán la mitad 😉 , pero hazle saber que respetar este tipo de cosas también es amor. Ella conoce la diferencia entre el presente y el futuro, pero intentará que la vida se parezca más a su visión del futuro. No trates de detenerla, no tiene sentido.

Miéntela. Como toda la gente con confianza en sí misma,  entenderá tu necesidad de mentir. Dentrás de las palabras hay otras cosas: incentivos, motivación, búsqueda de sentido, implicación… no es el fin del mundo para ella.

Decepcionalá, una emprendedora convertirá ese error en una oportunidad, porque una emprendedora entiende que nada es definitivo, que puedes crear cualquier cosa de la nada una y otra vez y aún así seguir siendo la heroína. Se supone que la vida está llena de retos. Además, será un buen momento para recordarse que tiene que centrarse en tratar de ser la mejor por sí misma.

¿Por qué tener miedo a todo lo que te falta? Los emprendedores entienden que las personas, como las empresas, crecen. Te ayudará a darte cuenta de todo el potencial que posees. Te estudiará más que nadie, te comprenderá. Y todo eso cuando tengas problemas.

Si encuentras a una mujer que construye proyectos, no permitas que se aleje. Cuando la encuentres a las 2 de la mañana trabajando en su última idea, hazle una taza de té y no temas sentarte y acompañarla en silencio. Podrías perderla por un par de horas, pero siempre volverá. Te hablará como si las proyecciones de su mente y sus anotaciones en una hoja de cálculo fueran reales… y es que algún día lo serán.

Te reirás tanto con ella que te preguntarás constantemente por qué no te estalla el corazón. Juntos crearéis la visión de vuestras vidas. Podriáis tener hijos. Si es así, seguro que crecerán desarrollando una imaginación fuera de lo normal. Ella les introducirá en el mundo de Lego y las matemáticas, les familiarizará con la belleza y la generosidad y con la construcción de robots y la cocina y JavaScript y puede que todo en el mismo día. La querrás más que a nada y sentirás vuestra relación siempre fresca y nueva, porque las ideas nunca envejecen.

Sal con una emprendedora, te lo mereces. Te mereces a una mujer que pueda darte la vida más apasionante que puedas imaginar. Comparte con ella tus sueños, deja que te enseñe nuevas y mejores formas de hacer las cosas y hazle saber que la quieres por lo que es. Si quieres comerte el mundo, sal con una emprendedora.

Si te ha gustado este post, suscríbete aquí y recibirás gratis todas nuestras actualizaciones

4 comentarios
Write a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.