¿Necesitas ayuda?

Protocoleando…en comunicación, cada detalle cuenta

Desde el punto de vista de la estrategia de comunicación en la empresa no todo son redes sociales y marketing digital, por mucho que nos empeñemos últimamente. Las relaciones públicas y los eventos; las relaciones empresariales e interpersonales, la imagen visual y lo que consiguen transmitir a sus diferentes públicos son imprescindibles para que una marca se consolide. Despendiendo del objetivo de comunicación que persigamos plantearemos una u otra estrategia en la que la combinación de planteamientos off line con marketing digital harán que sea doblemente efectiva.

Hoy, vamos a cambiar de tercio, os contaremos algunas aspectos sobre “Protocolo” como un código de conducta y comunicación capaz de facilitar el entendimiento y la interacción… ¿Quién no ha visto Pretty woman y se ha sentido angustiado imaginándose en una situación similar en una cena de gala? Para la mayoría de la gente el concepto “protocolo” les suena a enredo, normas difíciles, frustración por no saber qué hacer… sin embargo, en comunicación es un concepto fundamental.

 El protocolo es  un conjunto de normas que se establecen para FACILITAR la convivencia, la interacción entre personas que normalmente ni conviven ni interactúan juntas. Su objetivo siempre es hacer más fácil la comunicación y evitar malos entendidos.  Por ejemplo, cuando alguien asiste a una boda, el protocolo marca que si es de mañana, las mujeres deben llevar un vestido corto (a la altura de la rodilla), si es de tarde o noche, el vestido debe ser largo, esto ayuda a que cuando una se tiene que comprar un vestido para un enlace ya sabe ciertas pautas que le facilitarán esa compra. Sin embargo, el protocolo no es algo obligatorio ni prohibitivo, si a una mujer no le sientan bien los vestidos largos, no hay problema en que lleve un bonito vestido de coktail (corto).

La colocación de las banderas, la situación de los comensales en las mesas, los saludos institucionales, los atuendos protocolarios… son detalles fundamentales que en cualquier evento, presentación de producto, aniversario de empresa, conferencia ó rueda de prensa deben ser tenidos en cuenta.

Nunca hay que olvidar que el protocolo no prohíbe ni obliga, por ejemplo: en la colocación de los comensales en una cena institucional el protocolo marca que se alternen hombre- mujer-hombre- mujer (las parejas); sin embargo si a un acto acude alguien que es viudo o soltero, saltaremos esa norma y colocaremos a los comensales de la forma más cómoda posible; es decir adaptaremos esa norma protocolaria al evento concreto en el que estamos. Ahora que tanto utilizamos Twitter, Facebook y Whatsapp, tenemos que recordar que es de mala educación estar enviando mensajes, aunque en este caso, nosotras estamos perdonadas, es parte de nuestro trabajo como comunicadoras. ;-))

Aquí os dejamos un ejemplo de situación incómoda causada por un error de protocolo:

“Se olvidan de Doña Letizia en un error de protocolo durante su viaje a Perú”

 

[media url=”http://www.youtube.com/watch?v=-fIs2z2sQ1w” width=”600″ height=”400″]Nadie recibe a la Princesa Letizia cuando se baja del coche, el príncipe es recibido por quien corresponde pero ella se queda aislada, olvidada, tanto que llega a entrar en el recinto incluso después de la tribuna de periodistas, cuando debía entrar, según el protocolo, un paso por detrás del Príncipe. Imaginamos que se sentiría como poco incómoda, puesto que suponemos que en esos momentos al saltarse el protocolo se sintió que no sabía qué hacer. Siendo una invitada de honor se le hizo pasar un mal momento que hubiera sido evitado si el protocolo se hubiera cumplido correctamente.

Después, para intentar enmendar el error, en pleno himno se le hace pasar hacia el lugar que le corresponde; poniéndola en una situación comprometida puesto que todas las miradas atienden a ella. Hubiera sido más correcto esperar a que terminara el himno y así hubieran evitado otra situación incómoda.

Además, las veces de Primera Dama las realizó alguien que no debía, reflejo de poca profesionalidad por parte del organizador, la Primera Dama es quien es, y si ésta no está disponible sería mejor saltarse el protocolo (que dice que es la Primera Dama quien debe hacer las veces de anfitriona) y colocar a otro anfitrión.

Por eso esta semana hemos decidido reseñar la importancia que tiene este misterioso concepto: el protocolo. Porque cuando uno prepara un evento, organiza un acto mediático, debe tenerlo en cuenta, para evitar malos entendidos o situaciones comprometidas que son totalmente evitables si se sigue el protocolo que corresponde. No vale de nada que una empresa organice un acto si lo va hacer mal, o si el acto va a quedar eclipsado por un malentendido.

Por ello, hay que cuidar todos los aspectos de la comunicación, porque cada detalle cuenta

Si te ha gustado  !compártelo!

Si te ha gustado este post, suscríbete aquí y recibirás gratis todas nuestras actualizaciones.


1 comentario
  • Responder Jorge Sena.

    31 julio 2012, 05:13

    Excelente articulo y muy importante que sea tenido en cuenta para todo, es una especie de etica a seguir que nunca sera mal vista al contrario realza un evento o comunicacion que se realiza.

Write a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.