La curación de contenidos no es cosa de médicos

La primera vez que oímos hablar de la curación de contenidos nos dio hasta la risa (un poco…). Y es que parece que curar un contenido no es posible, o si lo es, es una tarea de médicos ¡por lo menos! Pues lógicamente no, que es algo serio eso seguro que curar contenidos no lo hace cualquiera… Eso sí, os os damos las claves para que ¡bata blanca en mano! os saquéis el título de “curador de contenidos”.

content curator

Un breve apunte, en 2012, la curación de contenidos fue designada por la revista Forbes como una de las cinco tendencias de la web 2.0 así que lo que es seguro es que es un tema que está dando qué hablar en los últimos tiempos y que debemos conocer y si es posible, practicar.

Bueno, pues al lío entonces. Cada día nos llega una avalancha de información que necesitamos procesar y, sobre todo, filtrar para no perder el tiempo el contenido de calidad que nos interesa entre el contenido que no nos interesa lo más mínimo o que nos ralentiza nuestro trabajo diario. Y aquí es donde interviene la curación de contenidos, un método seguido ya por profesionales del marketing, comunicación y redes sociales pero que cada día gana adeptos de todas las disciplinas. Básicamente la curación de contenidos es encontrar la información que nos interesa de entre toda la que recibimos diariamente y encontramos en la red. Es filtrar contenidos para dar con el que buscamos lo más rápidamente posible.

La curación de contenidos tiene varias fases que debemos seguir para encontrar con éxito lo que estamos buscando:

  • Lo primero que debemos hacer es recopilar toda la información potencialmente interesante, buscamos en la red para recabar todo ese contenido que puede sernos de utilidad. Es una tarea costosa en tiempo pero necesaria para poder luego ir filtrando aquel que realmente tiene valor.
  • Una vez recopilado todo ese contenido, debemos revisarlo y filtrarlo. Aquí entra la fase clave de la curación de contenidos, debemos curar y seleccionar aquel que es relevante en función de nuestros objetivos. Es una fase clave, aparentemente sencilla, pero que requiere tiempo y una mente analítica capaz de separar la sustancia de lo accesorio.
  • Una vez encontrado lo que buscamos llega un punto fundamental… ¡No vale el copia y pega! Debemos adaptar el contenido a nuestras necesidades, al medio donde lo publiquemos o al tipo de artículo que vayamos a escribir. Es clave encontrar el contenido que buscamos pero también lo es saber adaptarlo y darle el toque personal de cada uno para volver a generar contenido de valor para otros.
  • Una vez que tenemos el contenido perfecto tenemos que saber dónde y cuándo lo publicamos. La estrategia de publicación de contenidos es fundamental en el éxito de los mismos. Debemos saber en qué medios publicarlo, dónde está el público objetivo para ese contenido, qué hora es mejor para publicarlo en función de cada medio…

Parece sencillo pero generar contenido de calidad no siempre lo es… También se comenten errores en la curación de contenidos que tirarán por tierra todo el esfuerzo si no los corregimos a tiempo. ¿Cuáles? Ahí va algún ejemplo:

  • Información de valor que va cayendo… No dejes de priorizar el contenido de valor frente a otros, sigue poniendo todo tu esfuerzo en generar información de valor cada día, no vale con hacerlo unas semanas y después ir dejándolo de lado.
  • Contenido demasiado general que no llega al público objetivo, no le entusiasma ni le interesa, no le lleva a compartirlo. Debemos tener en cuenta siempre quién va a leer el contenido y ofrecerle temas que le interesen.
  • Demasiadas palabras clave en el texto. La redacción del contenido es clave para su correcto entendimiento así que cuidado al insertar palabras clave que ayuden a su posicionamiento, eso está muy bien, pero sin que afecte a la redacción y comprensión del contenido.
  • ¿Adicción al copia y pega? ¡Acaba con ella! Ya lo hemos explicado, así que no copies un contenido interesante tal cual porque eso no interesa a nadie. Si una información es relevante, redáctala y explícala, aporta tu opinión y tus reflexiones, en definitiva, da valor a esa información. Cuidado! que tus dedos no se te vayan al teclado como autómatas para CONTROL+C CONTROL+V ¡No!

Para acabar, os dejamos alguna receta que puede ayudaros a que la curación de contenidos sea exitosa. Son algunas herramientas que facilitan ese trabajo.

LikeHack

Nos ayuda a ahorrar tiempo filtrando los contenidos más interesantes según nuestros intereses.

Pearltrees

Trabaja como una biblioteca donde puedes organizar el contenido por temas de interés, ordenarlo…

GetPrismatic

Creas feeds basados en tus propios intereses como ya hace Feedly por ejemplo.

Os dejamos esta infografía de Ready4Social que resume algunas de las cosas que os hemos contado hoy.

curacion-de-contenidos

Si te ha gustado este post…

Write a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.